Aprendiendo Jesús » SERMONES » «¡COVID Y LA VENIDA DE CRISTO!»
COVID Y LA VENIDA DE CRISTO

«¡COVID Y LA VENIDA DE CRISTO!»

LECTURA BÍBLICA: Mateo 24: 3-14

CITA DEL MENSAJE:  Apocalipsis 22:7 y 12 y 20

V7. ¡He aquí, vengo pronto! Bienaventurado el que guarda las palabras de la profecía de este libro. 

v.12 He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra. 

v.20 El que da testimonio de estas cosas dice: Ciertamente vengo en breve. Amén; sí, ven, Señor Jesús. 

INTRODUCCIÓN.

Apo 22:6  Y me dijo: Estas palabras son fieles y verdaderas. Y el Señor, el Dios de los espíritus de los profetas, ha enviado su ángel, para mostrar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto. 

En apocalipsis versos  6 – 20 Hay siete testigos que confirman la autenticidad del mensaje.

22 . 6 El primer testimonio es el de Dios a través de su ángel . Estas palabras se refiere al contenido del Apocalipsis.

Los espíritus de los profetas : Es decir, sus facultades naturales bajo la inspiración sobrenatural.

Las cosas que deben suceder pronto se refiere al conflicto espiritual (véase 17:14). Pelearan contra el cordero……

22 . 7 Una respuesta anticipada de Jesús. Vengo pronto : Significa inevitablemente, de acuerdo con el tiempo de Dios, no el del hombre.

En el griego bíblico los términos más usados para tiempo son: Cronos y Kairos. Veamos el significado de estas palabras:

Tiempo de Dios. Kairos: medida correcta, marca calidad (Rom. 5:6) Por que Cristo cuando aun eramos débiles a su tiempo  murió por los impios

Kairos es el tiempo oportuno y diseñado desde el cielo, dónde Dios interviene en la vida de los hombres de una manera sobrenatural y poderosa, que se manifiesta en la tierra, para bendición de los hombres.

Tiempo del hombre. Cronos: lapso de tiempo, duración de tiempo. Raíz de la palabra cronometro y sus derivados.

Hablamos del tiempo terrenal, que se puede medir. Dios estableció con la creación el sol, la luna y las estrellas para medir los tiempos terrenales (Gén. 1:14-18), y por eso las unidades de medida de nuestro tiempo: milenio, siglo, año, mes, día, horas, etc. Es el tiempo del hombre CRONOS

Tres veces:

1. «VENGO PRONTO» (v. 7): al discípulo.

¡He aquí, vengo pronto! Bienaventurado el que guarda las palabras de la profecía de este libro. 

Guardar. Poner en práctica obedecerlo vivirlo. Santidad obediencia y compromiso

La forma de su venida: será personal y gloriosa 1Ts 4:16 Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. 

2. «VENGO PRONTO» (22: 12): al siervo.

He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra

¿Para que vendrá?

a) Para levantar a los santos que duermen de entre los muertos (4:16).

b) Para transformar a los santos que vivan (4:17).

C) Para dar recompensas. (Juicio a la iglesia 1 Pedro 4:17-18)

3. «VENGO PRONTO» (22:20) a la novia.

El que da testimonio de estas cosas dice: Ciertamente vengo en breve. Amén; sí, ven, Señor Jesús.

¿Cuándo Vendrá?

a) El tiempo exacto no se puede ni se debe de saber.

1 Tes.5:1, 2 Hermanos, no necesitamos escribirles nada sobre días y fechas. Ustedes saben muy bien que el día en que el Señor regrese será una sorpresa, vendrá como cuando un ladrón llega en la noche. PDT

Hechos 1:7  Jesús les contestó: —El Padre es el único que tiene la autoridad de decidir las horas o las fechas. A ustedes no les corresponde saberlo. PDT

b) Para los inicuos su venida será repentina e inesperada.

c) No necesariamente así para los creyentes (1Tesal. 5:4). Pero ustedes, hermanos, no están viviendo en la oscuridad como para que ese día los tome por sorpresa como un ladrón. PDT

d) Cuando la maldad abunde en la Tierra (1 Tes.5:3). Cuando digan paz y seguridad…  (Mateo 24:14) Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.

CONCLUSIÓN

La actitud de la iglesia hacia su venida:

– No debe estar ignorante al respecto ni andar ligeramente descuidando su santidad (1 Tes. 1:10; 4:13). Ustedes comenzaron a esperar la llegada del Hijo de Dios desde el cielo. Él es Jesús, a quien Dios resucitó y quien nos salva del castigo que el mundo va a recibir por su pecado

– La esperanza con la cual confortar los unos a los otros en las tribulaciones (1 Tes. 4:18). Anímense entonces unos a otros con estas palabras. 

– Estar esperando y velando (1 Tes.5:6). Entonces no debemos ser como los demás ni estar dormidos, sino estar despiertos y tener dominio propio.

– Debería de llevarnos a una vida sobria y ferviente (1 Tes.5:4–8).

– No creer a gente alarmista que muy alejados de la verdad profética de la palabra comparten información que no edifica muy por el contrario desestabiliza a la sociedad y a la iglesia.

FIN.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat