Aprendiendo Jesús » ESTUDIOS » EL EVANGELISTA Y SU ETICA
evangelista y su etica

EL EVANGELISTA Y SU ETICA

I.- DEFINICIONES SOBRE EL EVANGELISTA Y SI ÉTICA

Ética, es la ciencia de la conducta. Una ética viene a ser, un código de reglas o principios morales que rigen la conducta. A la ética, suele llamársela también filosofía moral.

La ética estudia las costumbres humanas, los principios de sus acciones, y considera lo que constituye lo bueno y lo malo en tales principios y costumbres.

La ética, estudia las costumbres humanas, los principios de sus acciones, y considera lo que constituye lo bueno y lo malo en tales principios y costumbres.

La  ética, es una rama de la filosofía, porque examina e investiga una parte de la experiencia humana, la que concierne a la voluntad responsable y a la conducta moral.

En general, más que dar un código de reglas, busca los principios básicos según las cuales cada individuo procura determinar como actuar en cualquier situación que se les presente en la vida.

¿Por qué es el hombre un ser ético?, a diferencia de los animales, el ser humano esta dotado  por Dios de una mente capaz de razonar y de un albedrío responsable. El animal nace ya hecho, sigue en su conducta las leyes de la herencia y se adapta por instinto a las situaciones, mientras que el ser humano se va haciendo progresivamente, escogiendo continuamente su futuro.

El hombre, no es un ser autónomo, puesto que es un ser creado. Nada hay absolutamente en el hombre. No tiene dentro de is mismo la fuente se su propia perfección y felicidad; depende existencialmente del Creador que le ha señalado la mete y el camino. Por tanto, de Dios le viene, toda la normativa para su comportamiento ético.

II.- LA ENSEÑANZA ETICA DEL SEÑOR JESUCRISTO:

En los evangelios, tenemos tres clases de enseñanzas: los mandamientos, los ejemplos y los consejos.

A.- Los Mandamientos:

 1º “Amaras al Señor tu Dios…..Amaras a tu prójimo….”

      (Mt. 22:37-40).

El resumen de la enseñanza de Cristo, se da en dos aspectos: El amor a Dios, y al prójimo. El mismo Cristo dice que de ellos depende toda la Ley y los Profetas.

El amor es el reconocimiento de los derechos del amado. El amor tiene en cuenta el bien del amado, es una sincera preocupación, es una identificación como los intereses del amado.

Incluso con referencia a los enemigos, ya que no depende del sentimiento ni de la emoción.

“todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esto es la ley y los profetas”. (Mt. 7:12).

    Este es una ampliación del mandamiento anterior. Tenemos que ponernos en el lugar del prójimo, para comprender sus pensamientos y sentimientos.

3º “No juréis en ninguna manera. Peor sea vuestro hablas: si, si, no, no; porque lo que es mas de esto, de mal procede” (Mt. 5:34-37).

    Se trata del juramento como instrumento de la insinceridad, para hacer creer falsas afirmaciones. El señor será enseñado aquí la importancia de la sinceridad en el hablar, que no debe necesitar de ningún juramento par a que se le de crédito.

“No resistáis al que es malo” (MT. 5:39).

Esta enseñando a sus discípulos que renuncien a todo deseo de venganza.

B.-  Los Ejemplos:

 “A cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuelven  también la otra” (Mt. 5:39).

Quiere decir: No repliquéis al insulto con insulto, bajando al mismo nivel que el adversario.

2º  “Al que quiera a pleito y quitarte la túnica, déjale también la capa! (Vs. 40).

El deseo de venganza se ha de suprimir hasta el punto de estar dispuesto no solo a perder lo que es nuestro, sino a dar más.

  “A cualquiera que te obligue a llevar carga por una milla, ve con el dos”. (Vs. 41).

Se refiere al derecho de los soldados romanos de obligar a cualquier persona civil a acompañarles. Aquí la idea es haced mas el puro deber.

C. Consejos:

“Cuando tu des limosnas, no sepa tu izquierda lo que hace tu derecha” (Mt. 6:3).

Es un consejo para una situación determinada.

No juzguéis, para que no seáis juzgado” (Mt. 7:1).

Nos enseña la tolerancia del mal, sino que amonesta contra la actitud hipercrítica para con los demás, por parte de quienes deberían primero juzgarse así mismos.

III.- ETICA PRIVADA:

En (Lucas 9:23-24), Jesús asegura que todo el que quiera seguirle, ha de negarse asimismo, tomar la cruz, que es contradicción con la propia naturaleza, y estar dispuesto a perder la vida por su causa. ¿Qué significa “negarse a si mismo”? ¿Borrar el propio yo? ¿Odiarse a si mismo?

El verdadero amor es el que quiere el verdadero bien, y todos ser aspira a poseer el verdadero bien donde se encuentra su felicidad. Desear este bien es amarse as si mismo de verdad. Si Dios ama mi persona, ¿Por qué voy yo a odiarme?

Pero hay otro sentido en que hemos de negar nuestro yo, ese es el pecado. La salvación del hombre consiste en que, renunciando a sus propios criterios y planes, acepte el plan de Dios y se someta a El, recibiendo el regalo de la gracia, y entregando todo su ser a Cristo para que lo santifique, lo consagre y lo guarde para la vida eterna.

En este sentido, es preciso negar el yo, decirle NO al ego, que pretende ser autónomo en el modo de buscar la propia salvación y la propia felicidad. Y en este mismo sentido, es preciso estar dispuesto a perder LO QUE ES COMODO  Y PLACENTERO para la vida terrena y para nuestra carnalidad, a fin de asegurar lo que tiene verdadero valor para nuestro verdadero ser.

La total consagración a Dios, que nos exige (Romanos 12:1), es la raíz de nuestra ética personal, tanto privad como social.

El cuerpo humano es hechura de Dios, bello y agradable, y no hay por que arruinarlo para que triunfe el Espíritu. Es la carnalidad del hombre lo que hay que tener  a raya. Y eso no se consigue con disciplinas y ayuno, sino con el dominio propio, (Col. 2:23).

El alimento no es malo, sino moralmente neutral. El principio determinable de be ser: su utilidad para la salud. Lo mismo se puede decir del deporte, de la bebida, de las riquezas. Las posesiones no son malas: lo que importa es no darles un valor absoluto, haciendo de ellas un ídolo.

El cristianismo debe aceptarse a si mismo y así será respetado de los demás. Debe desarrollar sus facultades y ejercer sus dones sin complejos, no solo en lo eclesial, sino también en lo profesional; debe desarrollar el sentido de la competencia y ser conocido por su testimonio en cualquier parte.

Debe evitar todo lo perjudicial para su Espíritu, para su alma o para su cuerpo, pero es legitimo el recreo,  las diversiones que relajan las tensiones  e instruyen, los obvies que ayudan a desarrollar la capacidad artística o literaria; debe procurar alimentar su Espíritu con al oración, la meditación y el estudio de la palabra de Dios…

IV.- ETICA SEXUAL:

El adulterio y fornicación.- la gravedad de este pecado, en especial para el creyente, es porque al pecar contra su propio cuerpo, profana el templo del Espíritu Santo.

    (1 Cor. 6:13; 15-20).

Inmundicia.- tiene un sentido más genérico. En (Rom. 1:24-27) hace referencia a la homosexualidad, pasiones deshonrosas para el ser humano.

Incesto.- Fornicación con parientes próximos. Por ejemplo el caso de LOT. Con sus dos hijas (Gen. 19:33-35).

V.- ETICA CONYUGAL:

A.- La Dignidad del Matrimonio.-

      Dios estableció el matrimonio, para toda la vida: uno con una y para siempre. La dignidad del matrimonio se muestra en la Biblia de dos maneras:

Por la santidad que Dios confiere:

“Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; peor a los fornicarios y adúlteros los juzgara Dios”.  (Hebr. 13:4).

por la gravedad que la Biblia imputa a los pecados contra el matrimonio. La Biblia dedica todo un capitulo para hablar sobre las inmoralidades sexuales como la mayor inmundicia (Lev. 18).

B.- El Deber Conyugal:

 La advertencia y el consejo de Pablo en (1 Cor. 7:3-5), son de mucha importancia, no solo para prevenir contra la infidelidad conyugal, sino también por la importancia que lo sexual tiene en el aspecto psico-físico de suprema gratificación placentera que mutuamente se ofrece.

La frigidez, la indiferencia o la poca disponibilidad de la esposa pueden acarrear la infidelidad por parte del marido. El egoísmo, la desconsideración. La violencia, pueden aminorar el afecto de la esposa.

C.- La Paternidad Responsable.-

Como personas humanas y como creyentes, los cónyuges pueden y deben planear y regular la procreación, según lo demande su economía y su salud.

D.- Atentados contra la Santidad del Matrimonio.-

 Las relaciones sexuales pre-matrimoniales.-

      Son un atentado contra la dignidad misma del matrimonio. La exhortación de (1 Tim. 5:2), tiene también aquí su vigencia: El novio creyente debe comprender la fuerza del instinto y no ser provocativa. Evítense unas relaciones largas, que prolongan demasiado la tensión psíquico-sexual.

La novia creyente debe comprender la fuerza del instinto y no se provocativa. Evítense unas relaciones largas, que prolongan demasiado la tensión psíquico-sexual.

 El Divorcio.- La enseñanza clara del N.T. es que marido y mujer deben estar unidos de por vida.

 Los Matrimonios Mixtos.- Pablo amonesta seriamente en (2 Cor. 6:14-18), “No os unáis en yugo desigual con los incrédulos…” Aunque hay cosas en que un matrimonio mixto ha resultado bien, quizás por la misericordia del señor, pero el creyente esta obligado a obedecer  ante todo al Señor.

VI.- ETICA FAMILIAR:

Todo, hogar tiene  deberes conyugales que afectan a los esposos entre si: Suegros o suegras, criados  o criadas, hermanos o hermanas, primos o primas, cuñados o cuñadas, amigos o amigas, etc. Que conviven en el mismo hogar.

A.- Deberes de los hijos:

     (Ef. 6:1-3)

     (Col. 3:20)

Obediencia (Ef. 6:1) ;(Col. 3:20)

El verbo obedecer, expresa una idea de sumisión, pro razón de la autoridad paterna, que es de algún modo representativa e la autoridad de Dios.

Deben obedecerles en el Señor. Esto implica: en comunión con el Señor, como agrada al Señor.

Porque esto es justo. Esto implica:

  • Porque eso es lo correcto en toda clase de hogar.
  • Porque es esta de acuerdo con al ley de dios.
  • Porque eso esta de acuerdo con el ejemplo de Cristo.

B.- Deberes de los Padres:

 (Ef. 6:4)

 (Col. 3:21)

Animar y estimular a sus hijos:

“y vosotros, padres, no provoquéis la ira a vuestros hijos”

“Padres, no exasperes a vuestros hijos, para que no se desalientes”.

La exhortación de Pablo comienza por lo que no se debe hacer, por la importancia que tiene y por las gravísimas consecuencias que se siguen de no escuchar la advertencia.

a.- Provocar la ira o exasperar, son acciones que denunciad la mala costumbre de muchos padres y madres de castigar sin juicio y sin medida, sin razón y con golpes sin tino a sus hijo. Incluso delante de las personas ajenas a la familia, como si en todo fuesen malos, traviesos, holgazanes y sin provecho.

Es triste que haya muchos niños que nunca oyen de labios de sus padres ni un sola frase de aliento, de estimulo, de alabanza.

b.-para que no se desalienten. La consecuencia de un trato injusto a los hijos es que se desalienten, se desanimen, pueden adquirir un pernicioso complejo. Por eso Pablo advierte a los padres para que no acomplejen a sus hijos con frecuentes amenazas, castigos, prohibiciones continuas (“no hagas esto…no hagas lo otro.No,no no,no. y siempre no”. La correcta actitud, es animar a hacer algo mejor.

 Educar debidamente a los Hijos:

“Sin criadlos en disciplina y amonestación del Señor”. Se trata, de una disciplina sabia, amorosa, con l debida instrucción y persuasión y al sentido de la propia responsabilidad. Los padres deben estar prontos a dar a las preguntas de sus hijos las pertinente  respuestas, lo más correctas, sencillas y adecuadas a su edad.

“Y amonestación del Señor”. Se trata de un aspecto de la educación por el que los padres fijan la mente de los hijos en las verdades del Señor, estableciendo en ellos solidad convicciones. Ayudarles a ser cristianos formados, maduros, consecuentes, por medio de su ejemplo, de la oración, de la lectura y estudio de la palabra.

C.- El Alborto:

           Dios es el autor de la vida. El nos formo en el vientre de nuestra madre, (Salm.139:13-16), allí ya habían un ser humano con un destino (Is. 49:1) ;(Jer. 1:5).por tanto, nunca hay derecho a provocar directamente el aborto de un feto.

La legislación del aborto en algunos países y  las cifras alarmantes de los abortos, son un índice mas de la inmoralidad.

VII ETICA CIVICA:

A.- El Cristino tiene dos Ciudadanías:

La del cielo (Filp. 3:20). Donde esta registrado en el padrón del Libro de la Vida del Cordero (Fil. 4:3) ;(Ap. 3:5; 13:8; 20:12-15; 21:27; 22:19). Donde esta reservado un estupendo Palacio (Jn. 14:2-3), y con tesoros  que nadie puede robar y que nunca se agotan (Mt. 6:19-20).

La de la tierra (Jn. 17:11; 15-18) y debe obedecer a las leyes justas de las autoridades terrenales, (Rom.13:1-8) ;(1Pedr.2:13-17). Esta doble ciudadanía exige que el cristiano piense en sus deberes cívicos y se esfuerce por cumplirlos.

Jesús advirtió a sus seguidores que la profesión de la fe cristina les crearía problemas con las autoridades, lo mismo que con el resto del mundo (Jn. 15:18-21; 16:1-4).

La Biblia advierte que hay que obedecer a Dios antes que a los hombres, (Hech. 4:19; 5:29) también advierte que los cristianos no deben llevar sus pleitos ante los tribunales paganos, (1 Cro. 6:1-7).

B.- Iglesia y Estado.-

La iglesia y el estado son dos tipos distintos de sociedad, con dos objetivos distintos.

El estado esta destinado a procurar el bien común de la nación en el terreno de la reales temporales.

La iglesia, se mueve en el terreno de los valores del espíritu: Vivir la fe y proclamar el Evangelios.

Por eso, los evangelisticos, siguiendo el ejemplo de Cristo (Mt. 22:21), defendemos la separación de la Iglesia y del Estado, de forma que cada uno sea soberano en su propia esfera. Ni la iglesia tiene derecho a ingerirse en lo político, ni el estado tiene derecho a ingerirse en lo religioso. Por tanto, creemos que ni la iglesia debe ser estatal, ni el estado debe ser confesional.

El matrimonio Iglesia estado ha sido fatal para ambos cónyuges. Lo demuestra toda la historia de lo que ha venido en llamarse la Era Constantiniana.

C.- Deberes Cívicos del Creyente:

El creyente debe esmerarse en la obediencia y sumisión a las autoridades y a las leyes (Rom. 13:1-5).

El creyente debe esmerarse en pagar puntualmente sus impuestos (Rom. 13:6-8).

El creyente no debe aislarse de su participación en la vida política, sino que debe cooperar aportando sus ideas, eligiendo a los mejores, gobernando y administrando con equidad, honradez y responsabilidad, si es elegido para puestos de mando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat