Aprendiendo Jesús » ESTUDIOS » Cuidando mis Viñas
viña

Cuidando mis Viñas

CANTAR DE LOS CANTARES 1:6; 2:15;
INTRODUCIÓN Cantar De Los Cantares (heb. shir ha-shirim). Este es único entre
los libros bíblicos, porque se centra en los goces y aflicciones de la relación amorosa entre
un hombre y una mujer. El nombre hebreo es tomado del capítulo 1:1 (El cantar de los
cantares, el cual es de Salomón).

EL AUTOR Existen varias opiniones en cuanto a la paternidad literaria y fecha del libro.
Sin embargo la mayoría atribuye su autoría a Salomón porque tiene afinidades con otros
escritos atribuidos a él. Hay suficiente razones para creer que es así. Él es mencionado
varias veces (Cantar de los Cantares 1:1, 5; 3:7, 9, 11; 8:11, 12), y la referencia a “mi
yegua” en el capítulo 1:9 es interesante porque fue Salomón el que introdujo los caballos
de Egipto. La fecha sería hacia 965 a. de J.C.
Existe una gran diversidad de interpretaciones del Cantar de los Cantares. Algunos de
ellos son: (1) El alegórico, (2) el clásico, (3) el literal, (4) el dramático, (5) el eróticoliterario, (6) el litúrgico y (7) el didáctico-moral.
Los dos personajes principales que sobresalen en este libro son Salomón y la joven
Sulamita. El Cantar de los Cantares, (1:1), reclama ser el mejor canto sobre el amor
nupcial jamás escrito. Es superior a todos los otros poemas de amor, de modo que
debemos darle la suficiente atención.

LA VIÑA DESATENDIDA

“Me pusieron a guardar las viñas; y mi viña, que era
mía, no guardé.” Cantares 1: 6;
El trasfondo de nuestro texto nos deja ver que la Sulamita estaba consciente de su tez
bronceada por el sol comparada con las damas del palacio. Su piel oscura se destaca tanto
que despierta la curiosidad de las otras jóvenes; pide que no se fijen en ella. Pero en
realidad su tez oscura es una señal de su buen carácter, porque ha trabajado arduamente
bajo los ardientes rayos del sol día tras día sin protección. Amedrentada por sus hermanos
(o hermanastros) se había esclavizado en las viñas de la familia descuidando la “viña” de
su propia piel. Ella pide que no la juzguen por su tez, porque la belleza es más profunda
que la piel. Debajo de toda aquella piel curtida por el sol, ella tiene un encanto que es un
ejemplo para cualquier joven moderna.
“Cazadnos las zorras, las zorras pequeñas que echan a perder las viñas; porque
nuestras viñas están en cierne”. (Cantares 2:15)
En nuestro segundo texto. El rey pide que cualquier cosa que pudiera echar a perder su
relación (las zorras pequeñas) sea apresada y confrontada, no importa cuán pequeña
pudiera parecer. Su amor mutuo debe ser puro y sin mezcla. Ya está floreciendo
bellamente, ¡qué terrible si algo viniera a echar a perder la flor!

LAS PEQUEÑAS ZORRAS, DAÑAN LA VIÑA. ZORRA (en hebreo shū’ãl) =
SUS CARACTERÍSTICAS:

1. Tienen un andar tremendamente ligero (ver Nehemías 4:3)
2. Viven en Madrigueras. Cuevas donde estos pequeños mamíferos
Permanecen ocultos, al acecho. (Ver Mateo 8:20 y Lc. 9:58)
3. Son especialmente hábiles y astutas. La astucia del zorro fue enfatizada en la
Descripción que nuestro Señor hizo de Herodes (Lucas 13:32)
4. Cazan mayoritariamente durante la noche. Son escurridizos…Miden de 60 a 80
cm. Y pesan unos 10 Kg.
5. Frecuentan toda clase de ambientes y territorios, es astuto y celoso de su seguridad y
le gustan las uvas. Existen 2 clases de zorras en Palestina: el egipcio y el leonado.
VIÑA = (Isaías 5:1-6) Terreno plantado de muchas vides.
CIERNE = significa “Floreciendo”, aparecen las flores que luego echan “Fruto”, es un
estado precioso, fragante y con promesa.
DE ESTOS DOS PASAJES DEL LIBRO DE CANTAR DE LOS CANTARES El día
de hoy comparto una enseñanza aplicada a tres áreas muy importantes en nuestras vidas
como cristianos. Cuidando de mi Viña espiritual, de mi viña familiar, y de mi viña
ministerial. “Me pusieron a guardar las viñas; y mi viña, que era mía, no guardé.”
Cantares 1: 6;
El texto es expresado en la primera persona del singular: “Me pusieron”. Por tanto,
amados hermanos y amigos, la predicación de este día ha de ser muy personal para
ustedes: ¡En esta hora vamos a pensar menos en los demás y más en nosotros mismos, y
en lo nuestro! En este pasaje la esposa habla de sí misma: “Me pusieron a guardar las
viñas; y mi viña, que era mía, no guardé”, cada uno de nosotros ha de copiar su ejemplo,
y pensar en su propia persona.
Si algo anda mal en casa, que el padre revise su responsabilidad; si hay algún problema
con los hijos, que la madre revise su propia conducta personal como su instructora. No
prestemos atención a lo que sucede afuera, sino a lo que ocurre en casa. Desde lo profundo
del corazón hagamos esta confesión: “Me pusieron a guardar las viñas; y mi viña, que
era mía, no guardé.”
El día en que usted y yo nacimos de nuevo, nacimos para Dios. El día en que aceptamos
a Cristo como nuestro Señor y Salvador fuimos resucitados por el Espíritu Santo a una
vida nueva, 2 Corintios 5:17; fuimos llamados a vivir en santidad 1 Pedro 1:14-16;
La Biblia nos dice que el Señor regresará por una iglesia sin mancha y sin arrugas. Esto
nos lleva a reflexionar cuan importante es para Dios que usted como creyente ponga en
prioridad su vida espiritual. Colosenses 3: 1-3; La pregunta es: ¿usted está cuidando su
vida espiritual? ¿Está cuidando la viña de su vida espiritual? O está cuidando otros
intereses personales o particulares que han tomado la prioridad en su vida y se ha
descuidado, o se está descuidando de su vida espiritual.
No se ha dado cuenta pero esas pequeñas zorras que representan diferentes intereses en
su vida han venido para destruir su viña y usted no se ha dado cuenta. Tal vez está tan
afanado con su trabajo, sus estudios, o simplemente distracciones como la tv las redes
sociales o cualquier distracción que cual zorras pequeñas han venido para afectar su
relación con Dios.
Zorras; son pequeños animalitos que se meten en los viñedos y se comen el fruto,
echando a perder la cosecha. Esto es un reflejo de la vida cristiana, de cómo las cosas
pequeñas afectan nuestra vida espiritual.
Un traguito no es malo. Una pachanguita, Una mentirita de vez en cuando no es malo
zorras pequeñas, 1 Corintios 5:6 – No es buena vuestra jactancia. ¿No sabéis que un
poco de levadura leuda toda la masa? “un poco de levadura leuda….”
¿Está cuidando su vida espiritual? Dios realmente ocupa el primer lugar en su corazón o
está cuidando otras viñas que nada tiene que ver con su vida espiritual.
Carlos Spurgeon dijo: “Es espantoso encontrar hombres y mujeres que hablan
fluidamente acerca de la religión, pero que sus casas son una vergüenza para el
cristianismo”. “Me pusieron a guardar las viñas; y mi viña, que era mía, no guardé.”
El padre más cuidadoso y entregado a la oración no puede ser considerado responsable
por tener hijos malos, si ha hecho lo mejor que ha podido para instruirlos. La madre más
ansiosa y llena de lágrimas no puede ser culpada cuando su hija deshonra a la familia,
siempre que su madre hubiere hecho lo más que podía para educarla en el camino
correcto. Pero si los padres no pueden decir que han hecho todo lo que han podido, y sus
hijos se descarrían, entonces sí son censurables.
¡Una maestra de la Escuela Dominical, que le enseña a los hijos de otras personas, pero
que nunca ora con sus propios hijos! ¡Un maestro de una numerosa clase de jóvenes, pero
que nunca les ha dado una clase a sus propios hijos e hijas! “Me pusieron a guardar las
viñas; y mi viña, que era mía, no guardé.”

VEAMOS ALGUNAS DE LAS ZORRAS PEQUEÑAS QUE ATENTAN CONTRA
LA ARMONIA DE LA FAMILIA.

La desintegración familiar (Jesús dijo que esto sucede por la dureza del corazón).
La emigración y la movilidad social (obligada y voluntaria) que produce separación de
las familias.
El machismo, el matriarcado, el feminismo, la lucha por el poder familiar, y el abuso del
hombre hacia la mujer (y de unos contra otros).
Adicciones: a toda clase de drogas y alcohol, PORNOGRAFÍA, TVMANÍA,
CELULARMANÍA, INTERNETMANÍA, FACEBOOKMANÍA, NOVELERÍA,
ETC.
Te dieron un cargo en la iglesia. En la directiva, maestro de la Escuela Dominical, en
alguna comisión, líder de estudios bíblicos… Estás cuidando tu ministerio, lo estas
cumpliendo responsablemente o lo has descuidado. También hay zorras que vienen para
destruir tu entusiasmo por servir a Dios. Muchas veces estás más preocupado por el
trabajo de los demás o haciendo el trabajo de otros y tu cargo no lo cumples
responsablemente. “Ellos me pusieron a guardar las viñas.”

CONCLUSIÓN.

Si hemos descuidado nuestra propia viña, debemos confesarlo con la
debida humildad, pero no debemos continuar descuidándola. Hemos de pedir a Dios que
broten santos resultados de las lamentaciones por nuestras propias fallas, de tal manera
que podamos comenzar a guardar cuidadosamente nuestras viñas por la gracia de Dios; y
entonces cumpliremos mejor con nuestro trabajo de guardadores de las viñas de otros, si
fuéramos llamados a un ministerio así.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat