Aprendiendo Jesús » ESTUDIOS » LA INTERCESIÓN: UN MINISTERIO PARA LA IGLESIA
intercesión

LA INTERCESIÓN: UN MINISTERIO PARA LA IGLESIA

(Tomado de escuela de intercesión IDP.)

 “Y busqué entre ellos hombre que hiciese vallado y que se pusiese en la brecha delante de mí, a favor de la tierra, para que yo no la destruyese, y no lo hallé” Ezequiel 22: 30.

Dios mostró la necesidad de hombres que hiciesen vallado delante de Él a favor de la tierra para que no sea destruida.

“Y busqué entre ellos hombre que hiciese vallado…”

Vallado: obstáculo, un impedimento, un cerco que sirve para defender un sitio o para impedir la entrada a él. Hacemos vallado en el mundo espiritual cuando ponemos nuestra vida a favor de otros delante de Dios. Debemos tener en cuenta que el vallado es el lugar que más va a ser atacado por el diablo, pues se trata de un lugar de defensa, de resistencia y de lucha, y si este lugar cae ¿Qué quedará en pie?

“Y que se pusiese en la brecha delante de mí…”

Una brecha es una rotura o abertura. La brecha en la cual los intercesores deben de estar es la que se formó cuando la humanidad decidió apartarse de Dios y Dios de ellos por su pecado. El intercesor trata de llenar ese hueco con su clamor rogando misericordia y perdón por aquellos que viven alejados del Señor.

Por lo tanto la brecha es un lugar de conflicto, un lugar de fuego cruzado, el lugar donde los que conocen el corazón de los hombres y de Dios van a estar, donde el intercesor debe estar ubicado, su lugar quizás no será los púlpitos o grandes auditorios, pero donde el fragor de la lucha define todo lo visible, es decir el éxito del ministerio público.

Para Dios encontrar a alguien en la brecha significa que no todo está perdido y que puede recuperarse el resto.

“A favor de la tierra, para que yo no la destruyese…”

Vemos que el intercesor, no es ese tipo de cristiano que pide que llueva fuego a los pecadores sino por el contrario, sabe que en el corazón de Dios existe el deseo de perdón y restauración. Como intercesor estás puesto para que clames a favor de la tierra.

Que siempre hallemos en las congregaciones bomberos espirituales de intercesión, que sepan apagar los fuegos del enemigo. Lo peor que nos puede pasar como iglesia del Señor es ser indiferentes al dolor y aflicción de un mundo que vive sin esperanza. Amós 5:6

“Sobre tus muros, Oh Jerusalén, he puesto guardas; todo el día y toda la noche no callarán jamás. Los que os acordáis de Jehová, no reposéis, ni le deis tregua, hasta que restablezca a Jerusalén, y la ponga por alabanza en la tierra” Isa 62: 6-7.

Dios ha puesto guardas sobre la iglesia. ¿Serás uno de ellos?, ¿Aceptas el desafío de orar sin cesar?

¿Aceptas el desafío de no darle tregua a la intercesión hasta que la iglesia sea restaurada? ¿Es tu vida, tu familia, tu iglesia, tu ciudad, tu país, motivo de alabanza o de queja?

EL DON DE LA INTERCESIÓN

Los intercesores se ubican en la iglesia con los que tienen un ministerio de ayuda, pero éstos sirven en forma espiritual.

En la Biblia podemos encontrar referencias al don de intercesión Lucas 2: 37; Éxodo 17: 12.

A las personas que tienen el don de la intercesión les encanta orar, como a Daniel, quien para entender una visión (Daniel 10: 2-3; 12-14) y sus oraciones desataron una gran batalla espiritual y es que generalmente a los que tienen el don de intercesión les es dado un tema específico de oración (cierto ministerio ó ministro) y funcionan como “guarda de oración” de la persona que Dios les ha llamado a vigilar.

Si tú tienes el don de intercesión verás que Dios te revelará de diferentes maneras, porque cosa o por quién debes interceder durante el día. Es importante que los intercesores conozcan las escrituras y al crecer en el don de intercesión aprendan a caminar y hablar con Jesús.

Otra vía que usa el Espíritu Santo para alertarnos y orar es a través de sueños (éste puede ser claro o tal vez necesite interpretación).

LÍDERES DE ORACIÓN:

Mientras que unos serán llamados a permanecer en sus cuartos de oración y ministrar a través del don de intercesión, otros pasaran a convertirse en líderes de oración.

Los líderes de oración poseen un don combinado (Pastor- Intercesor; Evangelista- Intercesor; Maestro- Intercesor; Profeta- Intercesor; Apóstol- Intercesor). El don de intercesión se acopla a un don de ministerio completo según Efesios 4: 11-13 y son estos líderes los que perfeccionan a los santos en lo referente a la oración y a la intercesión.

Recuerde: El llamado y el don provienen de Dios.

1 comentario en “LA INTERCESIÓN: UN MINISTERIO PARA LA IGLESIA”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat