Aprendiendo Jesús » REFLEXIONES » EL PLAN DE DIOS PARA TI
casco de guerra

EL PLAN DE DIOS PARA TI

Tu eres muy especial para Dios y el tiene un plan maravilloso para tu vida, lo crees, permíteme hacerte la siguiente pregunta.

¿Te has dado cuenta cuánto hay de parecido entre tu y Juan el Bautista? Nuestra primera lectura nos muestra que Dios tenía un propósito especial para Juan el Bautista desde antes de nacer. ¡El Señor hizo lo mismo por ti!

Desde el momento de tu concepción, aún antes de que parecieras un humano y tuvieras un corazón latiendo y un cerebro que pudiera pensar, Dios te creó con un propósito especial.  



 Para Dios, tú nunca has sido sólo un tejido de masa. Él te amó desde el comienzo y te eligió para ayudarlo a cumplir sus planes. Esto es verdad para cada uno

Así como él hizo con Juan el Bautista, Dios te ha dado una espada afilada, es decir, la habilidad de decir la verdad. Él te dio este regalo durante tu Bautismo o cuando recibiste el Espíritu Santo, o naciste de nuevo

El Señor está encubriéndote en la sombra de su brazo. No importa cuán dura ha sido tu vida y no importa cuántas veces te extraviaste del Señor, aún le perteneces.

Aunque algunas veces hayas trabajado en vano y tus esfuerzos por hacer el trabajo de Dios parezcan haber sido nada, como si pareciera que inútilmente usaras tú fuerza, tu gratificación está con el Señor. Él te dará tu recompensa. 

No importa si piensas que eres feo o si eres muy pequeño o muy alto, o enfermo o con alguna deformación de nacimiento, tú fuiste hecho glorioso en la vista del Señor, tu Creador. Los versos de del salmista confirman esto: Tú fuiste maravillosamente creado. Desde el momento de tú concepción, tu vida ha sido preciosa e importante.

Cualquier cosa que te puedas imaginar haciendo para el Señor, nunca es tan grande como lo que Dios desea para ti. Es «muy poco» comparado con lo que él sabe que tú puedes hacer.

Él tiene planes muy grandes para ti,

un uso más importante de los regalos, talentos, experiencia y entrenamiento que hayas hecho hasta ahora. ¡El hará que su luz brille inclusive más radiante a través de ti! 

Como dice Juan en Lucas, tú, también, eres un hijo de Dios, creciendo y convirtiéndose más fuerte en espíritu. Tu has experimentado el desierto de las dificultades y entrenamiento, tu has sufrido y carecido, has estado sediento y hambriento y todo esto es valioso y útil para cuando sigas a Jesús en un servicio mayor para su reino.

 Dios te bendiga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat